Desde nuestro lugar en el mundo

¿Cuál es nuestro lugar en el mundo? ¿Hemos encontrado las mujeres nuestro lugar?
¿Es la conquista actual la que responde a lo que necesitamos? ¿Es nuestro lugar en el mundo una opción libre?

La maternidad ha sido, para muchas, el punto de partida para encontrarnos con nosotras mismas, para ejercer un feminismo muy distinto, que ha ido evolucionando desde aquel en el que creímos al principio de los tiempos.

No era sólo cuestión de igualdad, sino de igualdad de oportunidades, derecho a defender la diferencia, el respeto a nuestra diferencia y a nuestra diversidad en relación con el varón y también en relación con otras mujeres. Juntas y no aisladas, saliendo adelante por y para nosotras mismas, sin necesidad de la supuesta mano malintencionada protectora del patriarcado, del estado, de las instituciones. Más allá de los supuestos mecanismos de protección institucional, patriarcal, estructural…

La naturaleza nos ha dotado de la capacidad de gestar, parir y amamantar y cuando hemos querido hacerlo con libertad, con placer, con cuerpo, hemos vuelto a ver sentir cómo, una vez más, el patriarcado sigue ejerciendo su hegemonía, pegado como un liquen en nuestra piel, en nuestra sociedad.

Úteros hostiles y espásticos, partos medicalizados e intervenidos, en manos ajenas, frías, distantes… lactancias frustradas y negadas, crianzas con desapego, apartadas cada vez más de esa esencia mamífera que nunca debimos olvidar. Creciendo y viviendo huérfanas del cuerpo que habitamos.

Así, hemos llegado hasta aquí, a nuestro lugar en el mundo. Un mundo el nuestro, rural, en el que vivimos, en el que nos hemos quedado por elección, no por yugo y dónde queremos formar esta tribu al calor de lo que hemos aprendido de otras mujeres sabias. De la mano de la montaña y el mar, nos hemos ido haciendo como cantos rodados de esta playa. A veces pulidos con suavidad por el mar, a veces sacudidos y golpeados por las olas.

Juntas estas piedras, juntas estas mujeres, haciendo tierra, haciendo cielo unas con otras. Mirando al frente, a veces con incertidumbre, a veces con descaro. Llevando dentro la semilla de Jaca. Y como las olas de esta playa que vienen y van y traen espuma a la orilla, así Jaca este año viene al Occidente de Asturias.

Os invitamos desde aquí a reflexionar sobre nuestro/ vuestro lugar en el mundo. Bienvenid@s tod@s. Es un sueño que hoy se hace realidad. No nos queda de otra que ponernos optimistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s